viernes, 9 de enero de 2015

Viernes de...

Hoy es viernes, como "buena" supuesta joven que soy , debería sin  lugar a dudas estar en alguna fiesta o llenandome el sistema de alcohol  en  algun bar ... pero resulta ser que no tengo muchos "amigos".
Mejor y para no contarles mucho de mis "fabulosos" viernes les digo que hoy hice una pizza, nada grandioso, pero la pizza casera es mucho más admirable que cualquiera que puedan pedir, ya sea por arriesgar sus carteras en algún centro comercial de su localidad o la aventura de quemarse mientras retiran a la susodicha del horno. Yo que sé.
Bien hoy les diré que no solo se trató de pizza, se trato de llorar un poco con ello, ¿por qué cuando decides que algo puede salir bien, sale peor que mal?
¿Quién carajo escribe las leyes que "no están escritas"?
Y saben... me cansé de ser amable, de sonreír a todo el mundo, ya no quiero eso. no es que de un día para otro me vaya a poner a romper vidrios, pero si tengo algo que advertir, esta persona ya no va a soportar actitudes desagradables, arrogantes ni nada por el estilo.
Que mi cifra de amistades quede en -10... igual todos morimos solos.

Y bueno es hora de la historia, YEEEEEEEEEI!!!

"En la jardinera"

"El juego de los mensajes III"

Ahí estaba frente al mensaje con una nota, no hubo más remedio, y solamente al poner el dedo en "LEER" brillo en la pantalla un nada brillante "HOLA". Lo único realmente sobresaliente de aquel burdo saludo, era el idioma en el que estaba, pues la mitad de las personas que frecuentaba en aquella comunidad, hablaban dos idiomas: inglés o Japonés.

Aquello la distrajo un poco, por primera vez en todo ese momento decidió averiguar sobre el usuario,  lo encontró como suponía en la red de amigos que hablan español, pero no solo eso, el mapa de localización le indico que el remitente se encontraba a unos pocos kilómetros de su casa, una cosa que le parecía extraordinaria. No era que no conociera a nadie más por ahí, pero los que ya había conocido nunca le dirigían la palabra, era como un pacto de silencio amistoso, ellos contribuían a que su personaje consiguiera más puntos sin establecer ningún tipo de relación (nada que pudiera arruinar las masacres publicas en los juegos de campaña).

A pesar de la sorpresa dejo el mensaje en la bandeja de recibidos, decidió no entusiasmarse demasiado, por que en realidad le parecía que los mensajes en cualquiera de estos soportes eran más aleatorios que cualquier cubeta de pollo frito. Así que no lo contesto, le dió un vistazo y lo dejó de nuevo donde lo había encontrado.

-Ya será en otro momento- se dijo así misma mientras olvidaba todo el asunto, se hacía tarde y aún no obtenía el primer puesto en el "Tesoro de los Muertos"...

Nochtli 

Hoy el "chico hipster, barbón" me hizo llorar... por cierto se llama Koeth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario