lunes, 12 de febrero de 2018

Sufrir y amar es igual...

Hoy estaba hablando con uno de mis colegas de fotografía, estábamos en plena  sesión y de un momento a otro empezó a hablar de una relación que terminó recientemente, no pude decirle que no, así que me detuve a escuchar su historia. Y resulta que la chica con la que salía le confesó que le estaba siendo infiel desde muchos meses atrás, después de una relación de 5 años, dice que lo pasó tan mal que después de la ruptura estuvo como 8 meses en sufrimiento por esta persona. Después... la cosa se puso un poco compleja, me preguntó si me había sucedido algo familiar (claro que me sucedió pensé inmediatamente).
Le conté que tenía una relación que había terminado meses atrás, pero que ya no me dolía más y que estaba dejando descansar el alma, cuando de repente, me interrumpió... y me acusó de algo que me hizo sentir... extraña.
Me dijo: Entonces realmente no lo amaste, nunca se veían, pocas veces hablaban, no te prestaba atención y para ti no significaba nada. Por eso no sufriste por su separación, si hubiera sido tan importante hubieras llorado más e incluso te costaría trabajo pronunciar su nombre ahora.
Casi me caigo de espaldas cuando lo escuché decir todo esto... pero luego pensé...¿No es raro que la gente relacione el amor con el sufrimiento? ¿No es un poco triste? Estamos dispuestos a amar y como consecuencia también estamos predispuestos a sufrir... ¿qué?¿En algún momento de la relación vamos a sentirnos plenos? (ahora la frase del flechazo al corazón tiene más sentido para mi...aunque probablemente nadie...sobreviva a ...oooh... ya entendí XD)
En verdad que muchas cosas pasaron por mi cabeza... y ahora solo puedo pensar... estamos locos.
Podremos ser capaces de descubrir, crear, sobrevivir, etc. Pero jamás entenderemos todos los porqués.
Solo pude asegurarle que si sufrí, a mi manera, pero sufrí. Lo saben quienes leen este blog, no es que no llore con el resto de la gente, buscar apoyo  y consuelo en alguien más... no me funciona, al final de cuentas, soy yo y solo yo, quien vive la situación en carne propia e intentar que todos me entiendan... es un dilema innecesario. La única cosa con la que podría desahogarme...será mi almohada.
Este 14 de febrero amen (y sufran XD).

No hay comentarios:

Publicar un comentario